¿Piano de juguete o piano para jugar?

Yamilé Jiménez
14/ 09/ 2018

El piano, luego de un corto tiempo convergiendo y rivalizando con sus antecesores (clavicémbalo-clavicordio) logró atraer la atención de casi la totalidad de los compositores y ya para el siglo XIX ocupaba el mayor interés dentro del mundo musical y era utilizado ampliamente como instrumento solista y como integrante de variados conjuntos de cámara y de orquestas.

Pero como esto lo sabe todo el mundo, hoy dedicaremos este breve espacio a comentar sobre el piano de juguete, una modalidad dentro de este popular instrumento, que si bien se creó para los niños con fines de mero entretenimiento, también ha sido incluido en obras musicales, tanto cultas como populares.

El piano de juguete nació del interés de un joven de origen alemán llamado Albert Schoenhut quien se instaló en Filadelfia hacia el último cuarto del siglo XIX. Con 17 años trabajaba en un almacén y allí restauraba los pianos que, a consecuencia del traslado, en ocasiones llegaban descompuestos.

Cargado de ingenio y de ímpetu emprender Schoenhut montó una pequeña compañía para fabricar sus pianos a gran escala y para 1917 su fábrica exhibía un catálogo con diez tipos de pianos verticales y pianos de cola con diferentes formas, tamaños y colores, y que incluía una amplia muestra de pequeñas banquetas para que los niños estuviesen cómodos a la hora de tocarlos.

Un piano de juguete estándar posee un registro de una a tres octavas y aunque los primeros fueron pianos verticales, luego comenzaron a construirse pianos de cola y los más modernos son electrónicos.

En 1872 se construyó el primer piano de juguete que desde entonces hasta la actualidad exhibe una forma similar al piano normal, pero en miniatura. El precio en el mercado varía entre unos pocos dólares hasta cientos y depende de calidad del sonido así como de los materiales de construcción que oscilan entre la madera y el plástico.

Como ya comentamos, aunque esta modalidad de piano estuvo destinada a los niños como un juguete, también ha sido utilizado en interpretaciones musicales más serias y el más famoso ejemplo es la Suite para piano de juguete; de John Cage compuesta en 1948, que a su vez, inspiró a numerosos compositores a nivel mundial.

En 1997, la pianista Margaret Leng Tan publicó el álbum "The Art of the Toy Piano", en el cual encontramos varias piezas creadas especialmente para piano de juguete.

Otras obras de música clásica en las que se emplea dicho instrumento son el ciclo de canciones Ancient Voices of Children, de George Crumb, escrito en 1970 para dos cantantes y conjunto instrumental en el que se incluye un piano de juguete.

Steve Beresford ha utilizado pianos de juguete en su música improvisada y en 2004 el compositor Matthew McConnell escribió su "Concierto para piano de juguete y orquesta".

También podemos encontrarlo en otros géneros musicales como jazz, rock alternativo y post-rock y también en numerosas canciones como Catch My Disease, del álbum "Awake is the New Sleep" compuesta por Ben Lee, nominada por MTV Australian Awand como mejor canción del año. El grupo The B-52&#39 interpreta la canción Dance This Mess Around, con un piano de juguete como instrumento solista y la banda de punk rock Matty Pop Chart tiene una canción en su álbum "Good Old Water" compuesta completamente para este instrumento.

El compositor y músico francés Yann Tiersen, desde su primer álbum "La Valse des Monstres", de 1995, incluyó el piano de juguete y por cierto es un músico considerado un experto en varios instrumentos y dentro de ellos destaca el piano de juguete.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba