Centenario del nacimiento de Argeliers León

Yamilé Jiménez
14/ 05/ 2018

Cuando yo comencé la carrera de musicología en el Instituto Superior de Arte, el nombre de un investigador cubano era siempre un denominador común. Muchos de mis profesores habían sido sus alumnos y aquellos que habían cursado la carrera fuera de Cuba, igualmente lo tenían como referente inmutable en cuestiones de conceptos, metodologías, estilos de investigación, y mucho más.

Argeliers León era definitivamente el maestro, el guía, el precursor, casi, una suerte de Mesías para todos los que se dedicaban a ver la música desde una optima científica e histórica y como diría Ramiro Guerra refiriéndose a él: …"era como un padre, un padre a la usanza antigua, que se respeta mucho pero que al mismo tiempo se le adora, se le quiere”.

Argeliers León nació en La Habana el 7 de mayo de 1918 y cuando en 1942 el músico español José Ardévol creó en nuestra capital el Grupo de Renovación Musical con jóvenes interesados en poner al día la cultura musical cubana e insertarla dentro de las corrientes de vanguardias, Argeliers se incluyó en este movimiento que a la postre, dio a luz una de las generaciones de músicos más trascendentes de la historia sonora de la isla.

Luego en su formación apareció la destacada pianista y compositora francesa Nadia Boulanger, que también les mostró el camino a otros grandes músicos como nuestro Alejandro García Caturla, el argentino Astor Piazzola, el norteamericano Aaron Copland, y el francés Darius Milhaud.

Pero Argeliers León necesitaba más y adicionó a la visión europea de la música, estudios de didáctica musical y folklore en la Universidad de Chile y también varios encuentros de etnomusicología y folklore en la Universidad de La Habana impartidos por María Muñoz y Quevedo y Fernando Ortiz.

Todas estas experiencias fueron conformando un extenso y respetable bagaje sobre la música, pero su inclinación definitiva hacia la musicología llegó a través del cubano Cesar Pérez Sentenat y así lo confirmó el propio Argeliers cuando comentaba acerca de esta etapa: "Pudiera relatar muy detalladamente lo que eran sus clases de teoría de la música, cómo nos hacía leer y estudiar críticamente los libros hasta elementos acústicos que nos mostraba y hacía escuchar y ….para 1943 ya tenía muy definida mi vocación por los estudios musicológicos".

Otra de sus facetas relevantes se corresponde con la composición en la cual encontramos un catálogo autoral que incluye partituras para coro, coro y orquesta, guitarra, piano, voz y diversos instrumentos, orquesta sinfónica y música electroacústica, obras que suelen incluirse a lo largo de tres etapas.

La primera marcada por el empleo de las técnicas tonales, el nacionalismo y el folklore hasta 1957, luego una fase intermedia definida por el uso del dodecafonismo y un último periodo comenzado a partir de 1970 en el que afloran técnicas aleatorias así como la música electroacústica.

Sin embargo, el pensamiento musicológico y la faceta pedagógica e investigativa de Argeliers León constituyen su aporte más trascendente a nuestra música.

Muchos lo recuerdan trabajando como director del Departamento de Folklore del Teatro Nacional de Cuba, o del Departamento de Música de la Biblioteca Nacional José Martí, o del Instituto de Etnología y Folklore, de la Academia de Ciencias de Cuba, o al frente de la Casa de las Américas o como máxima autoridad de revistas musicales de gran prestigio en algunos de estos centros.

Igualmente su obra escrita en la que sobresalen títulos como: "El paso de elementos por el folclore de Cuba"; "Introducción al Arte Africano"; "Dos panoramas folklóricos"; "Tras las huellas de las civilizaciones negras en América Latina"; "Teoría de la música"; "Introducción a la historia de la teoría de la música"; "Notas para un panorama de la música popular cubana" y "Del canto y el tiempo", representan, sin dudas pilares inamovibles y sus numerosos textos continúan conformando un arsenal imprescindible para los que se asoman o se adentran en la musicología cubana.

 

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba