Ofreciendo música y mucho más

Yamilé Jiménez
13/ 04/ 2018

El consumo de la música clásica, aunque se considera una predilección artística un tanto restringida en cuanto a número de seguidores, su público es uno de los más fieles y constantes en todo el mundo, ya sean profesionales o simplemente neófitos.

En Cuba, con la finalidad de concentrar este tipo de repertorio en una sola emisora radial y deleitar íntegramente a sus partidarios, el pianista y musicólogo Orlando Martínez Acosta (1916-1988) creó la emisora CMBF, como Onda Musical del Circuito CMQ, acontecimiento de gran relevancia para la historia de la música y de la radio cubanas que tuvo lugar el día 25 de abril de 1948, hace ya siete décadas.

La radio en Cuba había sido creada unos años antes por el también destacado músico Luis Casas Romero (1882-1950) quien se convirtió, en menos de una década, en el propietario de varias cadenas radiales en las cuales se trasmitían esporádicamente obras de concierto; pero  con la creación de la CMBF, los amantes de este repertorio lograron una suerte de oasis exclusivo y su locutor de entonces prodigaba a través del eslogan: "Ofreciendo música y solo música", la aspiración suprema de la novel estación.

Aquel histórico 25 de abril, la selección que el público disfrutó en horas de la mañana fueron fragmentos de algunas de las óperas más populares de la historia como "La Boheme", "La flauta mágica", "La Gioconda", "Otello", "Manon Lascaut", "Los cuentos de Hoffman" y "Los lombardos", para luego complacer a los seguidores del piano con Nocturnos , Mazurcas, Estudios y Valses de Frederic Chopin; también a los amantes de la música sinfónica con partituras para grandes formatos, y finalmente aquella primera escucha radial de la CMBF cerró su cortina con la reproducción íntegra de la ópera "Madame Butterfly".

Quedó así inaugurada, además de una egregia vía de distracción, la posibilidad más notoria de insertar, a través de la radio, a los amantes de este repertorio dentro de la vanguardia musical, tanto nacional como internacional, y luego de una década al frente de la planta, su director-fundador Orlando Martínez Acosta, recibió la Orden de Mérito de la República Italiana, en correspondencia con el desempeño de sus aspiraciones iniciales.

Lo que comenzó siendo un suceso realmente extraordinario en la vida musical de esta isla hace siete décadas, es hoy para un público selecto pero devoto, un hecho absolutamente cotidiano y aunque en principio el alcance de la nueva emisora era limitada, años más tarde, al ser nacionalizadas todas las cadenas radiales en Cuba, la CMBF logró llegar a un público mucho más amplio y se convirtió en un medio de alcance nacional.

No fue hasta la década de 1970 que comenzaron a introducirse transformaciones significativas dentro la programación, y aquella cadena que surcó el éter radiando solo música pasó a convertirse en un espacio mucho más abarcador, en el cual encontraron cabida el mundo noticioso de la música de concierto y de otras tantas manifestaciones, como el ballet, el teatro, la literatura, el cine y las artes plásticas y visuales en general.

Fue también en esta etapa en la que iniciaron las primeras trasmisiones en vivo de conciertos y presentaciones musicales, y por primera vez, el jazz logró un espacio propio dentro de la programación habitual.

A lo largo de estas siete décadas de trabajo dedicado y constante, CMBF Radio Musical Nacional ofrece a su público una amplia muestra de la música de concierto abarcando géneros, estilos, intérpretes y compositores, desde lo más antiguo hasta lo más novedoso y sus directores, guionistas, locutores y realizadores se ocupan de satisfacer las pretensiones que si una vez ofreció solo música y hoy, va mucho más allá, aprovechando el talento y la dedicación de sus creadores, unido a las oportunidades tecnológicas de nuestros días.

 

 

 

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba