Música y Viajes

Anniett Martínez Pérez
03/ 04/ 2018

Uno de los placeres en nuestra vida es viajar. Conocer nuevos lugares y disfrutarlos saliendo de la rutina diaria. El ser humano ha sido viajero desde siempre, ya fuera por necesidad, placer o trabajo.

Hay viajes y lugares que marcan nuestras vidas y recordamos para siempre. Y así, igual que hoy hacemos millones de fotos, nuestros compositores nos han dejado plasmados sus viajes y experiencias en muchas de sus obras. Comencemos nuestro Tour.

En 1932 el compositor Aaron Copland viajó a México y visitó un salón de baile. El salón tenía una sala de espejos y tres pistas de baile clasificadas según la clase social. Copland escribiría luego una de sus más exitosas piezas, la conocida como "El Salón México". De ella él mismo dijo: "No fue la música que escuché, sino el espíritu que allí percibí lo que me atrajo".

El barón Axel Carpelán, fiel amigo y confidente musical de Jean Sibelius, escribió en una carta al compositor: "Ha estado en casa de brazos cruzados un buen tiempo señor Sibelius. Es momento de que usted viaje. Pasará el otoño y el invierno en Italia. Es un país donde todo es hermoso. Acuérdese de lo que Italia significó para el desarrollo de Tchaikovsky y de Richard Strauss”. Carpelán recaudó fondos y allí, en Italia, Sibelius compuso las primeras notas de su segunda sinfonía.

Suena el tercer movimiento de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Antonín Dvorák. En 1892 Dvorak viaja a New York para hacerse cargo de la dirección del Conservatorio Nacional de Música de América.

Fue entonces cuando la Filarmónica de New York pidió al compositor, que creara una nueva Sinfonía para ellos.

Dvorák compuso esta obra entre el 10 de enero y el 24 de mayo de 1893 y se estrenó el 15 de diciembre del mismo año en el Carnegie Hall de Nueva York, dirigiendo Anton Seidl la Orquesta Filarmónica de la ciudad.

En 1916 el compositor francés Darius Milhaud viaja a Brasil por motivos laborales.

Durante su estancia en el país suramericano, Milhaud escribe una serie de piezas entre las que se encuentran: "Saudades de Brasil", la suite para saxofón "Escaramuce", con su destacado tercer movimiento "Brasileira", y la simpática y divertida obra "El Buey sobre el tejado", inspirada en ritmos y músicas del gigante sudamericano.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba