Antes, durante y después del intermezzo

Yamilé Jiménez
20/ 09/ 2017

El término INTERMEZZO traducido literalmente de la lengua italiana significa INTERMEDIO, es decir, todo aquello interpuesto, insertado, incluido en medio de dos elementos.

Especialmente en materia musical su origen se remonta a la Italia del siglo XV, específicamente a las actividades que tenían lugar en corte de la principesca familia d´Este de Ferrara extendiéndose luego durante el Alto Renacimiento a Florencia y al resto de Europa.

El INTERMEDIO comenzó siendo una práctica relacionada con la costumbre de interpolar entretenimientos ligeros entre las secciones de piezas de mayor envergadura, tales como solos vocales, madrigales y obras de teatro lírico y continuó más o menos de la misma manera durante los dos siglos siguientes.

El músico Giovanni Battista Strozzi (el joven) autor renacentista de madrigales, piezas vocales e Intermezzi escribió: “

«El Intermedio fue creado para entretenimiento y deleite de los espectadores, para la conveniencia de los actores y para mantener la verosimilitud en el tiempo de acción de la función»

Este género, nacido a la sombra de otros, cumplió por un buen tiempo su función originaria llenado el resquicio que producía el levante y caída del letón entre cada acto y su consecuente socavón dentro del espectáculo.

A esta etapa pertenece La Pellegrina. Intermedii 1589, serie de seis Intermedios que con textos del propio Strozzi y Octtavio Rinuccini y música de varios autores (Cristofano Malvezzi, Luca Marenzio, Jacopo Peri, Giulio Caccini, Antonio Anchilei, Emilio de' Cavalieri y Giovanni di Bardi) fue estrenado durante la ceremonia nupcial entre Fernando I de Mecidi y Cristina de Lorena el 2 de mayo del año 1589.

En La Pellegrina… intervino una notable cantidad de autores, así como una considerable variedad de géneros: madrigales, sinfonías, piezas poli-corales, intermedias y hasta un ballet final al más auténtico estilo francés.

Y es que, aunque este arte danzario nació en las cortes italianas renacentistas, al territorio galo se le adjudica el mérito de haber mostrado el primer ballet de la historia creado por Balthazar de Beaujoyeux en 1581 quien, en su condición de violinista y maestro de baile, trabajaba en la corte de la reina Catalina de Medici en la ciudad luz.

Pero volviendo a los Intermedios, esta práctica comenzó a desarrollarse ampliamente y a ganar en solidez estructural, musical y dramatúrgica hasta el punto de comenzar a eclipsar las piezas originarias y de hecho, el músico y filósofo francés Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) definió el término INTERMEDIO en su Diccionario de la música de 1767 así:

«Pieza de música o danza intercalada en la ópera o la Comedia entre los actos de una obra mayor , para alegrar y descansar , en cierta medida , el espíritu de los espectadores ensombrecido por el pensamiento trágico y tenso por su atención a temas graves».

A continuación manifestó una explícita condena por su uso desmedido:

«Hay algunos INTERMEDIOS que constituyen verdaderos dramas cómicos o burlescos, que, deliberadamente interrumpen el interés principal por un tema de diferente naturaleza, desviando y arrastrando la atención del espectador…en una dirección contraria, lo cual se interpone al buen gusto y al buen sentido».

Para el siglo XVIII estos fragmentos intercalados a manera de comodín aparecen descritos como óperas cómicas de corta duración, en las cuales, se expone una trama práctica y objetiva en un contexto ordinario, lejos de los habituales argumentos mitológicos que, durante mucho tiempo, invadió el contenido literal de las óperas.

Muchos aseguran que, de hecho, la ópera cómica nació de un intermezzo e incluso cuando este género alcanzó su independencia como pieza musical en un acto con diálogos hablados, el término intermezzo continuó, por algún tiempo, aplicándoseles de igual manera.

Así La serva padrona de Giovanni Battista Pergolesi en 1733, Le devin du villaje de Jean-Jacques Rousseau en 1752 y La italiana en Londres de Domenico Cimarosa en 1779, llevaban en sus respectivos programas la denominación de Intermezzo y especialmente el ejemplo de Pergolessi se le considera el primer ejemplo de ópera bufa de la historia.

A partir del siglo XIX el término ensanchó tanto su acepción que prácticamente se extravió en los límites de un género determinado.

Un movimiento de una sonata, o de una sinfonía, o como parte de un cuarteto de cuerdas o un pieza suelta para piano, u otro instrumento, pueden perfectamente llevar como titulo Intermezzo, aunque no guarde relación alguna con aquellas piezas que, en los palacios italianos solían dar continuidad a los espectáculos musicales renacentistas.

Por último, les comento que Intermezzo es el título de una ópera en dos actos con texto y música de Richard Strauss. La historia narra un incidente ocurrido en la vida matrimonial del autor y su esposa Pauline de Ahna, pero esta solo se enteró del argumento justo el día del estreno el 4 de Noviembre de 1924 en el teatro Semperoper de Dresde.

 

 

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba