El discurso de Donald Trump es un retroceso en las relaciones Cuba-EEUU

Ernesto Guerra
16/ 06/ 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este 16 de junio cambios en la política hacia Cuba que contradicen los deseos e intereses de numerosos sectores y de la mayoría de los ciudadanos norteamericanos.

El mandatario pronunció su discurso en la ciudad de Miami, en el sureño estado de Florida, dispuesto a revertir diferentes aspectos de las medidas de acercamiento a la isla impulsadas por su predecesor, Barack Obama.

Entre las nuevas medidas firmadas mediante orden ejecutiva y sobre las que el presidente no ofreció muchos detalles, se encuentra el recrudecimiento del bloqueo contra Cuba y las restricciones a viajes turísticos a la Isla.

El discurso de Donald Trump es, por tanto, un retroceso en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, pues revierte los avances alcanzados entre ambos países.

Asimismo estuvo en contra de los principios de soberanía de nuestro país y evidenció abiertamente las intenciones injerencistas del mandatario.

El discurso en detalle

«Estoy cancelando todo el acuerdo bilateral del último gobierno (Barack Obama). Estoy anunciando una nueva política, como prometí durante la campaña, y firmaré ese contrato en esa mesa en solo un momento», dijo Trump en Miami.

«Fuertemente restringiremos los dólares estadounidenses que vayan a los militares y a los servicios de inteligencia… Aplicaremos la prohibición sobre el turismo. Aplicaremos el bloqueo», Trump continuará con las medidas que afectan la pueblo cubano y recrudecerá las injustas sanciones unilaterales que su país impone a la Isla.

La administración Trump ordenó el fin de los viajes «pueblo a pueblo individual», que permitían a los ciudadanos estadunidenses trasladarse a Cuba sin el auspicio de una organización. Las nuevas regulaciones entrarán en vigor en “los próximos meses”, según la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC).

Se confirma que Trump prohibe a las empresas de su país hacer negocios con sectores ligados a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

En los últimos días, legisladores, empresas, analistas políticos y económicos, han instado a no dar marcha atrás en el acercamiento a Cuba, pero el mandatario hizo oídos sordos.

Según analistas políticos, esta decisión atenta contra la política de Trump de “Estados Unidos Primero” (America First), pues sus medidas contra Cuba perjudican también al país norteamericano.

Antes de Trump, tomaron la palabra los políticos de origen cubano, Mario Díaz-Balart y Marco Rubio, quienes presionaron al presidente para que tomara medidas contra el bienestar del pueblo cubano.

En su discurso introductorio, Rubio fustigó la decisión de Barack Obama de restablecer las relaciones con Cuba y elogió a Donald Trump por el retroceso en este sentido.

También habló el gobernador de La Florida, Rick Scott, quien el pasado enero amenazó a los puertos de su estado que recibieran mercancías provenientes de Cuba. Finalmente, el encargado de presentar a Trump fue el vicepresidente, Mike Pence.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba