Guitarras en intercambio cultural cubano estadounidense

Ignacio Cruz Ortega
20/ 03/ 2017

El Cuarteto de Guitarras de la Universidad de San Antonio, Texas, durante su presentación en la ciudad de Cienfuegos. Foto: GranmaAl finalizar su visita a Cuba hasta este 19 de marzo, el Maestro Mattew Dunne que dirige el Cuarteto de Guitarras de la Universidad de Texas, en la ciudad estadounidense de San Antonio, agradeció la acogida de las instituciones en la Isla y significó el resultado del intercambio cultural que protagonizaron.

La formación de jóvenes estadounidenses departió durante cuatro días con estudiantes de los tres niveles de la enseñanza del instrumento en las provincias de Cienfuegos, La Habana y Pinar del Río, al tiempo que presentó su distintivo repertorio.

«Reesultó muy impresionante ver a tantos jóvenes tan dedicados, y tocando tan bien; quizás necesiten más implementos, pero a pesar, son muy buenos. Tienen alma, tienen técnica. Lo tienen todo», dijo Dunne a CMBF Radio Musical Nacional.

De manera particuar, supieron de los estudios del Tres en el Nivel Elemental que se enseña en la provincia de Pinar del Río, al tiempo que confraternizaron junto a coetáneos en la clase de Práctica de Conjunto del Instituto Superior de Arte, e intercambiaron repertorios.

Así, la Orquesta Juvenil de Guitarras del Conservatorio capitalino Guillermo Tomás, que dirige el Maestro Esteban Campuzano, incoporó dos piezas de Mattew Dunne; y, de igual modo, el Cuarteto de Guitarras de La Habana, bajo la dirección de Galy Martín.

El provecho fue amplio, al decir de Campuzano.

«Primero, al ver en la práctica a cuatro jóvenes que tocaban muy bien la guitarra, que tocaban un repertorio diferente al que habitualmente se conoce aquí; sobre todo, de los ritmos norteamericanos, así como las obras del director, a partir de la música cubana», concretó.

Estos son estudiantes universitarios. De modo que, para los profesores de guitarra del nivel superior, ¿cómo validaron el nivel de ellos y los estudiantes cubanos?

Afortunadamente tuvimos un encuentro con ellos en la clase de la profesora Zuleida Suárez, que imparte Práctica de Conjunto, y digo sinceramente que nuestros muchachos también tocan a nivel muy alto, son capaces de tocar todo tipo de repertorio; y nos percatamos de ello durante este encuentro. Realmente el nivel estuvo muy alto en todo sentido.

«Uno aunque es profesional, siempre aprende. En el Cuarteto, como sabía que venían, montamos Cuba Libre, de Mattew Dunne, y la tocamos para ellos: les encantó y creo que aprendimos ambos, porque siempre; aunque está la partitura, hay individualidades a la hora de interpretar», dijo por su parte Galy Martín.

El Cuarteto de Guitarras de la Universidad de Texas inició su recorrido por Cuba el 14 de marzo, en la provincia de Cienfuegos, para llegar después al territorio de Pinar del Río, y compartir los días siguientes en la capital con los estudiantes de la Universidad de las Artes, actuar junto a la Orquesta Juvenil de Guitarras y protagonizar un último recital, el 18 de marzo.

Fue ese colofón muestra de las prácticas que ocupa al conjunto estadounidense, a partir del repertorio contemporáneo de concierto para el instrumento.

Sumaron en la actuación, obras de Michael Fink, Aaron Copland, James Piorkowski, Daniel Schumacher y la singular Blue Ocean Echo, de Chet Atkins, con arreglos de William Kanengiser; junto a la muy aplaudida Cuba Libre, del propio Dunne, así como Hasta Alicia baila, de Eduardo Martín, y Paisaje cubano con lluvia, de Leo Brouwer.

Destacó el Cuarteto por la atención desinhibida al tratar los ritmos cubanos, desde la ligereza y dominio de los recursos guitarrísticos, con una evidente precisión académica; y, sobre todo, por una complicidad natural, para asumir la música en conjunto.

Galy Martín resumío estos días como «una gran experiencia», agradeció las entregas de cuerdas y otros implementos a las escuelas, mientras señaló que resultó «un gran aporte desde el punto de vista de la información».

Ello, lo reconoció el Maestro Mattew Dunne, a partir de la repercusión de la experiencia entre sus alumnos.

«Están muy contentos de estar aquí. Aprendieron mucho de la música y de la vida, también, de las diferencias entre ambos países; porque, a pesar de ellas, los guitarristas tenemos muchas cosas en comun», subrayó.

«Ha sido dar y recibir de ambas partes», sintetizó por último Galy Martín, al valor los dividendos del intercambio.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba