Un visionario del presente: el Comandante en Jefe Fidel Castro

Juan Piñera
03/ 12/ 2016

Fidel y José Martí. Foto: InternetCuando Fidel asaltó el Moncada, o en su alegato La Historia me Absolverá, o cuando partió desde Tuxpán para redimir a su pueblo, o en cada acción que realizó en la Sierra Maestra o ya triunfante la Revolución, tuvo presente éste y otros pensamientos de Martí: «Los que trabajan para el porvenir son siempre, sin variación y excepción alguna, censurados, perseguidos y acusados de visionarios del presente».

Fidel soñó y trabajó para que ese sueño fuese una realidad, la de una sociedad más justa donde todos fuésemos tan soñadores y trabajadores como él en cada una de sus acciones y, más que todo, a manera de salto y asalto decidido hacia el futuro.

Pero, para llegar a ese futuro ideal, el Comandante en Jefe hubo de trabajar muy fuerte; y nosotros, con la fidelidad de un pueblo que se llama «Yo soy Fidel», multiplicamos su obra de manera incesante y sin la más mínima concesión, desde este presente y a partir de lo mejor de nuestro pasado, al que también defendemos y defenderemos.

Y es que para defender nuestro pasado, desde el presente y en franca proyección para el futuro, Fidel tuvo que hacer de los cubanos un pueblo culto.

Ahora recordamos, como uno de los puntos de partida de la gesta fidelista, la edición millonaria en cuatro tomos de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, de Miguel de Cervantes.

Sin embargo, para acceder a esta lectura necesaria e imprescindible, había que realizar una acción ineludible y magnífica, la Campaña de Alfabetización porque, la mejor manera de ser libre es ser culto.

Bajo el precepto martiano de «Ser culto es el único modo de ser libre», el Comandante en Jefe, como el más ilustre miembro de la Generación del Centenario, y como «visionario del presente», entregó la libertad a su pueblo con la cultura como escudo protector.

Fidel seguirá siendo el eterno acompañante de la espada defensora, espléndida y bienhechora, en una sociedad que soñó y por la que trabajó para que fuera más justa y donde todos fuésemos tan soñadores y trabajadores como él.

Escudo y espada que esgrimió, esgrime y esgrimimos como cada cubano que expresa y siente «Yo soy Fidel».

*El autor es compositor e intérprete, profesor del Instituto Superior de Arte y realizador de programas en CMBF, Radio Musical Nacional.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba