Rachmaninov en alumnos de Mikowsky

Juan Piñera
29/ 06/ 2014

Jovianney Emmanuel Cruz. Foto: InternetJovianney Emmanuel Cruz, de Filipinas; y Wael Farouk, de Egipto, propusieron al Segundo Encuentro de Jóvenes Pianistas sus interpretaciones respectivas de Serge Rachmaninov.

Secundados por la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la dirección de Enrique Pérez Mesa, los dos discípulos de Salomón Gadles Mikowsky que se presentaron en el emblemático Teatro Martí este 26 de junio, confirmaron la clase que los identifica.

Wael Farouk. Foto: InternetLa primera obra del programa fue la Rapsodia sobre un tema de Paganini, Opus 43, de quien es considerado uno de los grandes maestros del arte de la variación.

La pieza resulta ser un muestrario de sutilezas y colores orquestales y pianísticos que, en el caso de Jovianney Emmanuel Cruz, supo sacarlas a la luz, consiguiendo un muy buen resultado de lo propuesto por el compositor ruso.

Al final, el público le aplaudió, particularmente por las obras fuera de programa con que se le escuchó, de Isaac Albéniz y Ernesto Lecuona, con las cuales reafirmó su condición de colorista del instrumento.

La segunda parte del programa estuvo dedicada al monumental Concierto en re menor, Opus 30, con un Wael Farouk decididamente carismático y de una fuerza interior extraordinaria.

Tras escucharle en esta, más que difícil e inspirada obra, se le debe catalogar como «pequeño gran gigante».

En Wael Farouk hay mucha emoción y arrojo, pero sin pensar que el artista lo hace impensadamente.

Todo lo contrario, lo hace con el mejor raciocinio posible, ese que únicamente tienen los artistas de gran talento y esa suprema sabiduría que es la intuición.

De pie, el auditorio ovacionó tales esencias, al final de su actuación, cuando Farouk regaló una obra de Lecuona; y otra de Rachmaninov, asegurando sus interpretaciones del compositor ruso como una de sus especialidades ante el instrumento.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba