Partituras populares y entregas de clase

Juan Piñera
22/ 06/ 2014

Las actuaciones en La Habana de las instrumentistas Sofya Melikyan, de Armenia; y Wengiao Jiang, de China; avanzaron entre dos partituras muy populares del repertorio pianístico de todos los tiempos.

A las discípulas de Salomón Gadles Mikowsky las acompañó el 19 de junio la Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la dirección del Enrique Pérez Mesa, entre los días del Segundo Encuentro de Jóvenes Pianistas.

A Sofya Melikyan se le escuchó en el Concierto No. 2, en sol menor, Opus 22, de Camille Saint-Saëns; con el cual mostró su clase de mujer culta y refinada.

Su sensibilidad, no exenta de fuerza y dramatismo, se apreció desde los primeros instantes en que el piano refiere las credenciales del maestro francés.

El público la premió con un fuerte aplauso; y ella, a su vez, regaló el Preludio de Sofía, de José María Vitier, en una sensible interpretación; y la Danza de los sables, del ballet Gayané, de Aram Jachaturián.

Por su parte, Wengiao Jiang ocupó la segunda parte del programa con el Concierto en la menor, Opus 54, de Robert Schumann; al que entregó su talento y virtuosismo.

Su interpretación puede catalogarse de luminosa dada la juventud de la pianista. Asimismo, la artista supo apresar el profundo sentimiento romántico que emerge de la obra que, en su caso, fue una suerte de florecimiento.

Ya se le había aplaudido en el Primer Encuentro de Jóvenes Pianistas en dos recitales, uno de ellos con la integral de las danzas de Ignacio Cervantes y las seis Danzas Afrocubanas, de Ernesto Lecuona.

Mucho ha crecido en madurez y poderío técnico Wengiao Jiang desde que se le escuchó hace un año.

Ahora, como despedida del público cubano, regaló dos brillantes interpretaciones de Franz Liszt y Lecuona.

*El autor es compositor e instrumentista, profesor del Instituto Superior de Arte y realizador de programas en CMBF, Radio Musical Nacional.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba