La grande Zoila Gálvez

Teresa Valenzuela
31/ 01/ 2013

Zoila Gálvez soprano y pedagoga. Foto: Ecured.Poseedora de una voz que Don Fernando Ortiz calificó de auténtica y suprema, la soprano y pedagoga Zoila Gálvez merece un reconocimiento especial por su legado al arte lírico cubano, su canto y magisterio.

Nacida en 1899, en el municipio de Guanajay, finalizó en 1917 sus estudios musicales en el Conservatorio Hubert de Blanck, de La Habana.

Hija de un coronel mambí, la muchacha de piel de ébano y voz singular, venció innumerables dificultades para lograr un espacio en el arte cubano y fuera de las fronteras dela Isla. Lavida, entretanto, le depararía muchas sorpresas a quien se adelantó triunfante a su época.

Estudió con los italianos Tina Farelli y Arturo Bovi y más adelante perfeccionó su técnica en Europa, con Giacomo Marino, en Milán; enla Academiadi Santa Cecilia, de Roma; y en Barcelona, donde fue discípula de Francisco Viñas.

En una nota publicada en 1922, en Il Piccolo, se decía de ella que era una auténtica gran cantante, de voz extensa y clara, gran agilidad y admirable manera de expresar, que nos hace situarla junto a las más famosas artistas de su cuerda. En realidad Zoila Gálvez desarrolló un hermoso e inigualable tono de soprano de coloratura.

En ciudades europeas tuvieron lugar sus primeras presentaciones públicas. Su carrera se vio marcada en los Estados Unidos por los prejuicios raciales imperantes en la época, no obstante, logró ofrecer recitales en el Town Hall o el Carnegie Hall, de Nueva York, donde además ofreció uno de sus grandes conciertos, el 26 de abril de 1953, acompañada al piano por húngaro Borislav Bazala.

Conocedores de la vida y obra de la también integrante de la compañía de zarzuelas cubanas Suárez-Rodríguez, en 1934, afirman que en su carrera, ocuparon un lugar destacado sus interpretaciones del personaje de Gilda, en Rigoletto; Lucia di Lammermoor, o Lakmé, entre otras.

Mientras, colaboró con el trabajo político cultural de organizaciones comola Joven Cubay el primer Partido Comunista de Cuba, y su nombre quedó ligado a las luchas por la promoción de la mujer y la erradicación de la discriminación racial.

Luego del triunfo de la Revolución Cubana, en 1959, impartió clases de técnica vocal en agrupaciones habaneras comola Compañíadel Teatro Musical, el grupo Rita Montaner y el Teatro Nacional de Guiñol, así como enla Escuelade Superación Profesional Ignacio Cervantes, a lo cual se agrega el apoyo que ofreció a su esposo Enrique Abreu en sus investigaciones sobre la música de origen africano en América.

El 12 de octubre de 1966 Zoila Gálvez ofreció su último concierto público en el Palacio de Bellas Artes. Entre los asistentes estaba el hoy reconocido escritor y etnólogo Miguel Barnet, quien reconoció en la notable soprano y pedagoga una artista erguida sobre su época, con una voz aún joven y vigorosa, cantando las arias más difíciles y retadoras.

Tan notable intérprete falleció en La Habana el 26 de noviembre de 1985, legando para la posteridad su autenticidad, talento y tenacidad, con que se le reconoce entre las cantantes líricas más grandes que ha dado Cuba.

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba